15/7/18

Una rosa en invierno - Kathleen Woodiwiss




Para saber hay que aprender, para juzgar, leer y para comprender por qué la Romántica está donde está hay que leer historias del pasado. Esta es mi primera lectura de Kathleen Woodiwiss y tengo sentimientos encontrados (demasiado encontrados).

No sé cómo voy a salir airosa de esta reseña, hay tantas y tantas personas enamoradas de esta historia que me da cierta vergüenza ser la nota discordante. El libro tiene cosas buenas, claro, pero como lectura es muy muy mejorable. El lenguaje es denso, denso y denso, hay repeticiones a mil (por favor, si alguien que me lea lo tiene en un lector electrónico que escriba «musculosos brazos» y me cuente cuantas coincidencias hay, yo apuesto a que más de cincuenta); la recopilación de clichés es tremenda; la actitud machista... sin comentarios (después hablaremos de eso y aclararé mi postura no os sublevéis todavía); la falta de una ambientación más precisa (a pesar de todos los detalles descritos y su longitud es algo como muy vago, podría haber sucedido cincuenta años después o antes, y no nos habríamos dado cuenta); una subtrama enrevesada pero predecible... 
Sin embargo, la historia engancha y yo confieso haber leído casi de tirón hasta la página cuatrocientos noventa y cinco. Una vez resuelto el conflicto entre los dos protagonistas tuve un parón y a punto estuve de no continuar (me quedaba poco, el libro tiene quinientas noventa y cuatro páginas), la resolución del resto me parecía de lo más predecible y por ello poco interesante, pero al final dí el último empujón y lo terminé, aunque tengo que decir que las escenas de acción finales las leí un poco en vertical. Después explicaré por qué.

Lo busqué de segunda mano. Blogueras, escritoras y lectoras hablaban tan bien de él que me dije que lo quería en papel y en una buena edición y no de bolsillo. Lo compré en Libros Alcaná, a través de su web, en tapa dura con sobrecubierta y publicado por Círculo de Lectores, y aún no siendo nuevo está impecable.

Y después de todo esto entramos en materia.
Intentaré no destripar la novela, pero me va a ser imposible no contar cosas si quiero que me entendáis.

El lenguaje de la autora es denso y retórico. Eso no es malo, simplemente es una forma de contar, pero cuando unes un estilo ampuloso y recargado a repeticiones... mal asunto. Lo que he dicho antes referido a los «musculosos brazos» (que es flagrante, de verdad, yo ya llegaba a un punto que me reía cada vez que lo veía escrito) se puede decir de otras expresiones y de verdad, el lector ya se ha imaginado esos brazos, no hace falta que le digas otra vez cómo son. 
Lo malo de un estilo así es que hay que saber usarlo y en determinadas ocasiones considero que debes huir de él. Por ejemplo: en las escenas de acción. Si le das un golpe en la cabeza a un personaje, no puedes tardar cinco párrafos (es un decir) en contar cómo cae al suelo; el lector ha perdido el hilo de la acción totalmente. La escena de la liberación final (no diré de quién, para no destripar) dista bastante de estar bien contada porque es dificilísimo, como lector, meterse en ella.

No pasa nada por usar clichés, de verdad, nada, pero no al montón porque con ellos consigues que la historia sea predecible. La pobre e inexperta Erienne (que es toda una belleza pero no lo sabe) necesita ser salvada constantemente, todos los hombres la desean, todos quieren manosearla, todos... Volvemos a las repeticiones. Él es el guapo de infarto, ancho de hombros, estrecho de caderas y con largos y «musculosos brazos», el canalla encantador, el hombre al que todas desean... Una tormenta que les pilla desprevenidos, un tropezón que él evita... La lista es larga. De verdad que no me importan los tópicos, pero tantos y tan manoseados...

Por otro lado, la novela refleja una época en la que la mujer poco tenía que decir y así debe mostrarse, es la pura realidad, pero no es lógico que el autor (autora en este caso) se ponga de parte de esa actitud y en muchas frases esté presente y se acepte y que la protagonista, a pesar de su tozudez y su «fortaleza», tenga que ser salvada una y otra vez porque es incapaz de hacer nada por sí misma. Qué esté escrita en los ochenta no la exime de esto, hay historias muy anteriores que hacen que la mujer tenga un poquito de dignidad (o al menos de pensamientos propios).

A pesar de todas las peripecias por las que pasan y la importancia que tienen en la historia, los protagonistas me parecen superficiales. Solo parecen preocupados por la apariencia física del otro. Y ese triángulo amoroso... Stuart, Erienne y Christofer. Me sorprende que algunas lectoras se sorprendan (valga la redundancia) de su resolución, a mi me pareció evidente desde que ella pone los pies en Saxton Hall, aunque reconozco que leí con avidez par ver cómo se desarrollaba y resolvía el conflicto.

¿Recomendable?
Bien, bueno, sí, pero sabiendo a qué te enfrentas. Creo que es un libro del que no se saca el mismo mensaje cuando eres lectora primeriza (que te eclipsa como he podido ver en algunas reseñas) a cuando llevas mucho y variado a tus espaldas. En este momento para mi se ha quedado en una lectura superficial aunque entretenida.










Puedes encontrarlo en digital y en papel editado por Cisne.
Portada actual

10 comentarios:

  1. ¡Hola! Me ha gustado tu reseña, porque es minuciosa en el sentido de que explicas por qué no te ha gustado en detalle, cosa que no se encuentra mucho entre los blogs de reseñas. No tienes que preocuparte de los spoilers, porque en mi opinión no hay muchos y no has estropeado la historia.
    Estoy de acuerdo contigo en el tema de los clichés, a mí tampoco me importan porque en la novela romántica son casi imprescindibles, pero sí que es verdad que los autores puedes darle un giro, o añadir algo novedoso para que el libro en cuestión no se haga repetitivo en la lectura. Gracias por la reseña, la he disfrutado. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jane!
      Gracias por pasarte y comentar. Suelo hacer así las reseñas, intento ser minuciosa al explicarme, creo que es la única forma de que no se me malinterprete. Algunas son más fáciles que otras porque es mucho más sencillo si todo te gusta, cuando tienes que explicar qué cosas no encajan (o en realidad son las que no te encajan a ti, porque siempre es algo personal) nunca es con la pretensión de hacer sangre, pero hay quien no lo entiende.
      Gracias otra vez. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola!!
    Yo soy de las que dicen que es una joyita. Pero también es cierto que hace siglos que no lo leo y, sobre todo, hay que leerlo teniendo muy en cuenta el momento en que esta mujer se lanzó a publicarlo. Es machista, seguro. Pero es que esta mujer lo escribió hace más de treinta años
    De todas formas, lo importante creo, es el giro que le dio la autora a toda la novela romántica introduciendo escenas explícitas en el género. Algo muy revolucionario.
    Cuando lo he releído lo he hecho con el cariño y, ahora, ya no soy objetiva.
    Me pareci´´o muy original cuando lo leí y, seguramente, como a tí, si ahora lo hiciera por primera vez, le encontraría los mismos fallos que tú.
    Por eso mismo, hay novelas que prefiero no releer jajaja
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepa!
      Que conste que me enganchó y a pesar del lenguaje y de los tópicos no me costó nada leerla.
      Y sí la he leído desde ese punto de vista, porque es como un fondo de armario que se debe de conocer, pero también tenemos que ser consecuentes y decir lo que vemos.
      Y sí, algunas no son para releer, no envejecen bien.
      Gracias por pasarte.
      Un abrazo, Pepa.

      Eliminar
  3. Hola,
    Es un libro muy de los 80, y por ese tiempo no lo leías siendo consciente de los clichés, ni los tópicos. Los protagonistas y las formas de comportarse son muy de esos años.
    No recuerdo haber leído este título de la autora, si que me he leído otros de ella. Como bien dice Pepa, en su época fue una autora que marco una diferencia, pero si lo lees en la actualidad te encuentras con un machismo recalcitrante.
    Creo que es muy buena idea lo de leer a las autoras pioneras de la romántica para entender la evolución del género.
    En cuanto a la resolución del triangulo amoroso, como digo no recuerdo si me lo he leído, pero me puedo hacer uns idea de como se solución. De esa época hay varios libros de la misma temàtica que tiene un final parecido (luego en privado te pregunto si estoy en lo cierto ;))
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muac!
      Pregunta, pregunta!
      A ver, yo lo del machismo de veras que lo entiendo, forma parte de una época y los protagonistas deben sufrirlo como tal si quieres que sea verosímil, pero creo que quien escribe debería denunciar y no acatar y verlo como algo tan asumido. Y no hablo de esos pequeños micromachismos que la sociedad parece asimilar con tanta facilidad, sino de frases como (cito pero es aproximada): "empezar un matrimonio con una violación no era buena idea". Cosas así me dejan ojiplática.
      Pero mi gran pero has sido el cómo estaba escrita. Repeticiones, párrafos densos que no vienen a cuento, expresiones casposas... Esto ya es muy personal pero necesita una buena corrección de estilo.
      Besos y gracias por pasarte a comentar.

      Eliminar
  4. No voy a repetir lo que ya han dicho del momento en que se publicó. La leí y me gustó, aunque como tú viera venir todo lo que pasa y como a ti también me indignó que todos quisieran tema con ella. Pero sin embargo me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces perfecto, Noemí. Si te gustó a pesar de todo siempre será una novela a la que puedas volver.
      Un saludo y gracias por pasarte a comentar.

      Eliminar
  5. Yo lo leí como cuando veo una peli clásica y el maromo agarra a la chica y le suelta un besarraco que la hace claudicar. Me lo creo por el contexto, en un novela contemporánea no me lo trago. El lenguaje sí es denso, pero creo que esta autora fue toda una revolucionaria en su momento y la romántica ha ido cambiando mucho, y fíjate que ella tiene novelas con "ripped bodice", cosa que no soporto. En cuanto al triángulo, está clarísimo, pero no deja de ser una reinterpretación de la Bella y la Bestia. Dentro de las clásicas, creo que es de lo mejor y hay que leerla como lo que es. Otras no salen de las violaciones hasta bien entrados los noventa. ¡Buena reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el quid. Hay que leerla de ese modo. Pero también hay que desmitificar y saber que tienes delante con sus pros y sus contras.
      El lenguaje es denso pero no es lo que más me molesta (salvo en escenas en las que creo que sería necesario hacerlas más directas y enrollarse después de la acción), leo de todo y más de una vez me he encontrado textos que después de leer una página he tenido que respirar y decir, mañana más. L
      En realidad, lo que no me ha gustado es que vuelva una y otra vez con determinadas expresiones como si no hubiera otra forma de contarlo o creyera que el lector tiene déficit de atención y que por eso tenga que repetir para que lo entienda. Y el triángulo... pues sí era evidente, pero es el centro de la historia y ahí está el punto de la novela.
      No discuto que fuera una revolucionaria, lo sé, y es más, por eso la he leído, porque carezco de ese fondo de armario y quiero saber cómo hemos llegado hasta el hoy.
      Muchísimas gracias por pasarte, Cassandra. Un placer tenerte en el blog.

      Eliminar

Antes de comentar, lee el aviso legal y la política de privacidad.
http://porquenocaenlasestrellas.blogspot.com/p/aviso-legal-y-politica-de-privacidad.html