25/1/16

Diez años y diez días - Poppy García.













SINOPSIS

¡Por fin algo de tranquilidad!
Qué puede pasar en un lugar donde no hay casi gente, por muy cotillas que sean. Solo naturaleza; simple y bella naturaleza donde poner en su sitio pedazo a pedazo, el caos de vida que todos tenemos. Respirar tranquila, sentarme al sol y descansar.
Quizá haya sido demasiado optimista porque volver supone eso mismo: darte de frente con lo que dejaste atrás y que, por desgracia, no ha cambiado un ápice.
------
Mi territorio. Mi hogar aunque viva a decenas de kilómetros.
Aquí vengo cada fin de semana a estar con mi gente. Las mismas personas que el año anterior y el anterior y el anterior... Bueno, hubo un tiempo que una en especial me hizo salir de la norma pero ya estoy curado de espantos.
Por fin todo va como la seda.
Sin prisa pero sin pausa hasta que alguien llega y ¡zas!. Te da una patada sacándote de ese perfecto limbo en el que vives.
Maldita ley de vida.

De Poppy García leí las publicaciones anteriores por recomendación de una superlectora (sí, una de esas personas a la que siempre encuentras leyendo y que acaba por ser tu gurú en la elección de novelas), pero con este libro fue enterarme de que había salido y caer en la tentación. ¡Maldito 1-Clic de Amazon!

No me hizo demasiada ilusión saber que era una saga o una serie (ese uno del título...), porque odio quedarme a medias si la pillo con ganas. Pero a veces es imposible resistir si lo tienes en el Kindle, Lo empiezas diciendo: Solo una «ojeadita», y acabas leyendo como si no existiera un mañana. De todos modos he de decir que es autoconclusivo, por lo que, a menos con los posteriores te hagan spoiler de esta primera lectura y eso te obligue a seguir un orden, este primer volumen no te deja con la sensación de haberte quedado a medias.  

De nuevo mi amiga preferida: «La primera persona», llevada a la expresión máxima (Si no eres asiduo de este blog, por favor, lee la frase entrecomillada con todo el sarcasmo que puedas). Ya que todo, absolutamente todo, lo ves a través de los personajes. Reconozco que para un libro escrito en este tono, la primera persona es la voz perfecta, porque involucras al lector en todo lo que un protagonista dice o piensa, pero a mi me suele agobiar tener que meterme en el cerebro de otra persona. Es cosa mía, ya lo sé. Además de que a veces, el ansia lectora me hace confundirles y me obliga a volver párrafos atrás para cerciorarme de que la voz cantante la lleva quien debe ser. 

Al igual que en libros anteriores de esta escritora, la trama, la historia en sí, vuelve a ser el protagonista principal. Acompañada, eso sí, de un escenario bien ambientado y documentado, y de unos personajes perfectamente definidos, con los que no es nada complicado identificarse. 

La historia se va desvelando jugando al escondite. Conforme avanzas en la lectura vas descubriendo muchas cosas, muchos porqués y muchos reproches, gracias a los pensamientos y las palabras de los protagonistas, que alternan su voz para contarnos lo que acontece. En esta novela, los personajes se mueven en un ambiente íntimo y peculiar, pues gran parte de ella se desarrolla en las calles y las casas de un pequeño pueblo apartado, donde las relaciones entre las personas son mucho más intensas que las de cualquier ciudad. Allí no existe el anonimato, aunque haya muchos secretos.
En lo referente a este ecosistema rural tengo que quitarme el sombrero ante la labor de ambientación y documentación. El vocabulario, los problemas de un pueblo que cada vez se siente más vacío, las costumbres, las gentes... Todo me ha parecido perfectamente tratado.

Por último quiero comentar que hay algo que llama mi atención y es que los protagonistas, sin decir, dicen mucho. Sus gestos, su forma de actuar, las medias palabras... Mucho antes de que desnuden su corazón y pongan en palabras lo que sienten, el lector ya los tiene metidos dentro. Hay muchas escenas que te dejan un suspiro en los labios. 

Respecto a la autora os diré que, aparte del talento, me vuelve a sorprender la frescura y el desparpajo con el que maneja el lenguaje, y aunque creo que tiene que seguir puliendo su estilo, todo los autores lo hacen, creo que ya se ha convertido en uno de mis imprescindibles. Este libro está más cuidado que los anteriores, pero aún le faltan detalles. Es lo que tiene cuando te enfrentas tú solo a la autopublicación, aprendes a base de errores.

Ha sido una muy grata experiencia. Uno de esos libros que no puedes parar de leer, pero que no quieres que termine. Muchas gracias, Poppy.



6 comentarios:

  1. Hola eMe!
    A pesar de que yo no tengo problemas con la primera persona (aunque reconozco que me gusta mucho más la tercera), y a pesar de que no pinta mal, no me llama la atención y sé que este no caerá.
    Gracias por hablarnos de ella.
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho la reseña, y has provocado que me pique el gusanillo! Aunque eso de la saga no me termina de convencer...jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te animas ya me contarás!
      Gracias, Mis N.

      Eliminar
  3. Hola guapa!!
    Pues me pasa un poco como a Samantha y a Miss N. Este no me llama la atención, aunque creo recordar otra reseña que hiciste de esta autora y ese libro sí que me lo apunté :D
    Gracias por la reseña.
    Besos y feliz finde! <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte, Sandra!
      Ya habrá más lecturas.
      Un saludo.

      Eliminar