6/6/17

FdL Madrid - La fiesta de los libros.

Al igual que muchos otros lectores de buena parte de la geografía española, yo también me desplacé a Madrid para acudir a la feria del libro madrileña. Una cita importante con los libros. Más que una cita, una fiesta. Muchas casetas, mucha gente del ambiente editorial: lectores, convencidos o potenciales, autores, editores...

El lugar es inmejorable. El parque del Retiro es un marco incomparable para acoger este evento y permite pasar de la aglomeración y el caos de gente, a la quietud y tranquilidad bajo un árbol. Unos metros y todo cambia.

Era la primera vez que acudía y desconocía qué iba a encontrar, así que lo que voy a contaros  es simplemente lo que vi.

La foto es de hace algún tiempo, pero os puedo asegurar que estaba igual de concurrida. 

Me sorprendió y de forma agradable, encontrar mucha caseta de libro infantil y juvenil (en realidad no puedo comparar, no sé si son muchas, solo que sí eran más de las que yo esperaba), pero lo que más me hizo disfrutar fue verlas llenas de gente que se acercaba a mirar. Son futuros lectores y eso es muy bueno. También me gustó descubrir el número de puestos dedicados íntegramente a novela gráfica —qué preciosas e increíbles son— y comprobar que también tienen su público. Empresas que reproducían códices, libros de viajes, de autoayuda, de cocina... Variedad.

Pero también hubo decepciones, quizá porque yo tenía la idea de traerme muchas más cosas de allí y, aunque compré, me desilusionó encontrar tanta caseta clonada llena de éxitos comerciales (lógico por otra parte, allí van a vender) que puedes encontrar en cualquier librería de tu ciudad aunque vivas en provincias. Esperaba más lecturas sorprendentes, la verdad, aunque quizá el problema sea querer verlo todo en poco tiempo (vienes de lejos y quieres aprovechar), eso te hace pasar de puntillas por muchas de las casetas.

Un tema aparte es el de las firmas que son uno de los grandes incentivos para el visitante. Parece que algunas casetas han encontrado el verdadero filón de negocio y es el de traer al personaje de moda que haga que tengas gente durante todo el día. Para muchos, el gran aliciente es llevarse a casa el botín: el libro firmado y la foto con el autor. No puedo evitar pensar, al ver esas colas kilométricas ante pseudoescritores (famosos y otros personajes que aprovechando su popularidad escriben publican un libro), cuántos de sus seguidores lo leerán y cuántos lo usarán solo para su Instagram.
Postureo... Me da que mucho.

En fin, que yo piqué y compré dos libros (los dos firmados, claro, pero son libros que pienso leer y que no he enseñado por ahí en plan escaparate) pero dudo que vuelva a desplazarme. Más que nada porque está lejos, obvio, y me cuesta un dinero y porque no encontré nada (salvo el saludar a unas cuantas buenas amigas) que no pueda agenciarme en una librería.






PD: ¿Para qué necesitáis la foto con el autor? Siento curiosidad.
Cuando las veo siempre me viene a la cabeza el anuncio aquel de Whiskas: "Soy criador de... y este es mi campeón".

2 comentarios:

  1. Hola!!
    en el fondo la foto no se necesita jajaja, pero admito que yo también me he hecho alguna, aunque no suelo luego subirlas a ningún lado. Digamos que disfrute personal con algunas que me hace realmente ilusión tenerlas o simplemente hacer lo que hace la gente ... y que conste que me sabe muy mal decir esa frase !!! con otras
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Eso lo entiendo, hace ilusión, pero las redes se están convirtiendo en un escaparate y eso me gusta mucho menos.
      Gracias por pasarte!!
      Besos.

      Eliminar