30/10/15

La locura de Lord Ian Mackenzie - Jennifer Ashley













(Mackenzies / Mcbrides nº 1)

1881. Los cuatro hermanos Mackenzie son ricos, poderosos, peligrosos, excéntricos y… escoceses. Los escándalos y rumores que les envuelven, las habladurías sobre sus amantes y sus oscuros apetitos, tienen alborotado a todo el país. Cualquier dama sabe que si es vista con uno ellos perderá la reputación de inmediato.
El menor, lord Ian, es conocido como el Loco Mackenzie porque ha pasado gran parte de su vida recluido por su tiránico padre en un sanatorio mental. Sin embargo, eso no impide que sea un hombre fuerte y atractivo con una gran inclinación por las tazas de porcelana de la dinastía Ming y las mujeres hermosas.
Beth Ackerley es una joven viuda que acaba de heredar una gran fortuna tras una infancia desafortunada y un breve, pero feliz, matrimonio. Ahora, Beth ha decidido que no quiere más sobresaltos; sólo desea vivir en paz, viajar, ayudar a los desfavorecidos y recordar con cariño a su fallecido esposo.
Pero entonces, lord Ian Mackenzie irrumpe como un vendaval en su vida y decide que tiene que ser suya… 

Asperger. Lo que padece Ian se denomina Asperger.
Una alma caritativa (y también erudita), la misma que me recomendó este libro, tuvo a bien ponerme sobre la pista. Lord Ian Mackenzie no está loco, sufre el síndrome de Asperger. Sí, salvando las distancias, como Sheldon Cooper, conocido protagonista de la serie Big Ban Theory, con quien yo, sin conocer el nombre de dichos trastornos mentales y de conducta, relacioné antes de estar segura de cuál era su dolencia, con la forma de actuar de nuestro protagonista. Pero esta comparativa solo se queda en eso, claro. No hay ninguna relación entre ellos, no vayáis buscando paralelismos, salvo que ambos carecen de empatía, tienen graves problemas para comprender los sentimientos de los demás (las bromas, el sarcasmo, etc) y poseen un cerebro privilegiado. El resto no tiene nada que ver.
Reconozco que saber que problemas tenía el protagonista me desmoronó un tanto; no cesaba de pensar como podrían, ese tipo de personas, comprender algo tan intenso como el amor. Son capaces de tocar una melodía al piano a la perfección, pero no son conscientes de lo que las notas te hacen sentir. Si no saben como expresar sus emociones, ¿cómo son capaces de reconocerlas? Recuerdo que a mitad de lectura pensé que la autora lo tenía difícil para salvar la relación, pero realmente lo consigue, y sin que quede forzado, sin que sea increíble.
Ella es ante todo una mujer de su tiempo y, aunque sus pensamientos son bastante liberales, está muy bien tratado el contrapunto: es un personaje creíble aunque no siga a pies juntillas los convencionalismos de la época. Además es una viuda que viene de un matrimonio corto, pero feliz, y tiene una mente abierta y atrevida. Sabe muy bien como desenvolverse y en ningún momento la sientes como el eterno tópico de mujer del siglo XXI,  encerrada en el cuerpo de una dama del XIX.
¿Y qué consigue la autora con dos personajes así? Pues una historia con matices. A veces creo que en romántica histórica de esta época está todo dicho y con este libro se demuestra que no, que aún se le puede sacar jugo y no caer una y otra vez en el mismo formato. Así que, punto uno, aunque no sea del todo diferente es original.

La trama, además, va unida al suspense y eso hace muy atractiva la lectura porque al margen de la historia de amor hay un plus que nos hace querer seguir leyendo. Una investigación policial en la que se ven inmersos, por diversos motivos, los protagonistas.

Otro punto a favor es no tener que hablar de la traducción.
Ya sé que suena raro, pero si no hablas de ella es que se lee natural y de corrido, lo cual es muy muy positivo.

Y para terminar hay algo que quiero enseñaros. Podéis leerlo vosotros mismos ya que en Amazon, por ejemplo, tenemos acceso al principio de cada libro, pero quiero comentarlo aquí porque me parece precioso el modo en el que la autora ha conseguido expresar la primera impresión que tiene de Lord Mackenzie nuestra protagonista.
Son pequeños fragmentos del inicio, y he cortado lo suficiente para que no hagan de spoiler, por si quieres meterte en su lectura sin saber (a mí, normalmente, me gusta enfrentarme así a los libros).

… él permaneció sentado en tenso silencio, con su mano entre los dedos, mientras le pasaba el pulgar por la costura del dorso del guante, deslizando el dedo una y otra vez para trazar rápidos y cálidos patrones que la hicieron estremecer de pies a cabeza…

…No estaba sentado más cerca de ella que Mather, pero era tan consciente de él como sí estuviera gritándole al oído. Notaba la dura rodilla masculina contra las faldas, la firme presión del pulgar en la mano, el peso de sus ojos aunque no la estaba mirando directamente…

…Antes de que pudiera abrir la boca, lord Ian se inclinó sobre ella. La calidez de su cuerpo la atrapó como una intensa ola. Venía acompañada de olor a jabón de afeitar y esencia masculina. Se había olvidado de lo atrayente que resulta el aroma a hombre…”

Intenso, ¿verdad? Pues es la primera vez que se ven y están en un palco en la ópera delante de todo el mundo  y, en aquellos años, hasta un toque de manos por encima del guante se consideraba escandaloso.

Es uno de esos libros que hay que leer, sobre todo porque aborda el patrón de héroe de romántica desde un prisma muy distinto. Así que... Ya me contaréis.




8 comentarios:

  1. Muchas gracias por la reseña, eMe.
    Este le tengo en el kindle, que lo compré hace no demasiado aprovechando que estaba de oferta pero aún no lo he leído.
    La verdad es que fue una compra de esas tontas, de "voy a aprovechar, aunque igual tarde 3 años en leerlo". Viendo lo que nos cuentas de la historia y sabiendo que te ha gustado, me alegro de haberlo comprado e intentaré que no pase tanto tiempo hasta que lo lea
    Un abrazo, feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isabel! Yo también lo compré en una oferta y bueno, la histórica me gusta así que aproveché para darle una oportunidad.
      Y lo bueno es que no es más de lo mismo.
      Un abrazo y feliz finde también para ti.
      :D

      Eliminar
  2. Hola eMe!
    Este yo también lo tengo en el e-reader esperando. (yo también me aproveché de la oferta, jejeje), y lo cierto es que aunque no me atrae el echo de que él padezca ese síndrome, sí que el resto de lo que mencionas me atrae.
    Así que ya veré cuando le toca ;)
    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todas lo debimos comprar por las mismas fechas.
      Ainss en este mes de octubre han sido tremendas mis compras. Había tanto donde elegir...
      Bueno, ya me dirás que te parece cuando te decidas a leerlo.
      Un beso, Samantha.

      Eliminar
  3. Hola eMe!
    Muchas gracias por la reseña!
    Creo que tengo el libro, pero no estoy segura del todo, me lo apunto por si acaso :D
    Besos guapa! <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busca, busca!!! Jajaja yo también pierdo libros, creo que los tengo y no... o al revés.
      Besos, Sandra!

      Eliminar
  4. Hola!
    La verdad es que no me termina de llamar.
    Un beso.

    ResponderEliminar