12/4/17

La masificación y lo efímero de ser novedad.

Vivimos mensualmente un aluvión de publicaciones, tantas que los lectores no damos abasto para confeccionar una lista decente de lecturas. Y si unes el paquete de las editoriales al gran número de novelas autopublicadas, los números dan vértigo. 

Y puede que sí, que algunos lectores piensen que ese aumento de la oferta les permite hacer una selección mejor de las lecturas, pero a mi personalmente no me convence. Ante tal maremágnum es muy fácil perderse y solo "escuchar" las voces que hacen más y más ruido: aquellos autopublicados que se lanzan a una campaña obsesiva para que compres su libro (yo a esos los desconecto, bloqueo o desactivo notificaciones, paso de estar todo el día viendo lo mismo) y de aquellas editoriales con presupuesto para enviar libros masivamente a sus blogs concertados y tener con ello reseñas (o publicidad disfrazada de reseña)  aseguradas durante los próximos dos meses. 

Eso me trae a otra pregunta: ¿Por qué de un tiempo a esta parte las editoriales se han puesto a publicar de forma indiscriminada? Solo se me ocurre una respuesta: COMPETENCIA. Si sacan más y más libros, duplican o triplican sus opciones de aparecer en las listas de venta y en publicidad hecha por blogs o por los propios autores. Y ¿en qué se traduce esto? En más presencia y probablemente en más ventas, obvio. Lo normal es que ese aumento sea proporcional a un descenso en la calidad de la oferta, a menos que contraten más gente, cosa que dudo, hay menos tiempo para seleccionar, revisar, corregir... pero ese es otro tema . 
Este sistema, el de la abundancia, está pensado para la masa, para los que quieren tener la última reseña de la escritora de moda, para los que están esperando a que salga un determinado libro, pero el lector que no vive de los cuatro autores que acaparan las ventas, el que busca y rebusca hasta encontrar aquellas lecturas que le satisfagan... ese, va loco.

Pero aún así...
 ¿Cuándo una novedad deja de ser novedad?

¿Os habéis parado a pensar lo efímero que es esto de la venta de la escritura y por qué se publica tanto?  Con suerte, un autor se pasa tres, cuatro, cinco o seis... meses para escribirlo y a veces otros tantos para corregirlo y pulirlo (los que se escriben y se publican en menos tiempo suele ser complicado considerarlos libros). Y después pasan dos meses y quedan olvidados entre la marea de novedades que continúan y continúan saliendo. Y es que solo unos pocos perviven y se mantienen publicitándose (aquí ya me refiero al boca a boca) y vendiendo. Y si los buscas en digital... pues aún, pero ¿cuántos libros que  tienen poco más de seis meses están ya fuera del mostrador de una librería? Pues yo he llegado a la conclusión (puedo estar equivocada o no) que es debido a esa masificación de la que hablaba antes. Deduzco que como el espacio en las estanterías de un comercio es limitado (eso es más que evidente) y que las novedades tienen un porcentaje de ventas (ese ansia que nos puede por lo último) más elevado, los libreros devuelven los "obsoletos" y traen lo último de lo último. Es una rueda que gira sin fin. Pero el caso es que seguro que a todos os ha pasado eso de ir a comprar una novela que lleva algo (algo) de tiempo en las tiendas y os habéis vuelto locos para encontrarla porque... ya no está. 

Vivimos la cultura de la prisa, de "lo quiero ya".
Es tremendo.