3/11/16

Querido señor Daniels - Brittainy C. Cherry



SINOPSIS

Un amor prohibido entre una alumna y su profesor de Literatura.
Ashlyn Jennings es una estudiante modelo. Adora leer, especialmente las tragedias de Shakespeare, en las que busca respuestas a las dudas que la vida le plantea. Ahora, después de haber perdido a su hermana gemela y con su madre sumida en una depresión, se ve obligada a trasladarse e irse a vivir con su padre y su nueva familia a Wisconsin. Allí conoce por casualidad a Daniel Daniels, un hombre roto. Él ha sufrido dos grandes pérdidas en su vida y está tratando de superar el golpe, pero cuando conoce a Ashlyn hay algo que va más allá de las leyes de la química. Ambos quieren olvidar el dolor de sus vidas, hasta que un día se encuentran en la escuela, él como profesor y ella como alumna.

La vida es dura, no os quepa duda. Lo que ocurre a nuestro alrededor, las situaciones en las que nos vemos envueltos, los palos que recibimos nos condicionan y nos obligan a actuar... o a no hacerlo. Quién sabe cómo reaccionará nuestra mente ante una adversidad.

"Querido señor Daniels" fue un amor a primera vista, no por su portada, sino por su sinopsis. Se propuso en el Club de Lectura al que pertenezco y, aunque no fue la escogida, me descubrí deseando leerla.
El caso es que no ha sido lo que esperaba, quizá porque yo iba con las expectativas altas, o tal vez porque no suelo leer New Adult y, probablemente, me pierdo en los comportamientos excesivos de algunos jóvenes, o porque no estoy acostumbrada a tanta adversidad en esas edades... Ahora mismo no se me ocurren más pretextos para disculparme porque esta lectura, al contrario que en muchas otras opiniones que he visto por las redes, yo no la he disfrutado, pero voy a intentar razonaros mis motivos aunque no sea fácil. 

Cosas buenas.
Brittainy tiene frases, palabras y pensamientos muy bien escogidos. Hay muchas partes del libro para anotar y pensar en ellas. En serio, narra muy bonito. Y escribe fácil, para que el lector disfrute con el texto.
Además ha sabido crear dos secundarios fantásticos: Ryan y Hailey. Coherentes, desgarrados, me gusta su actitud a pesar de que también estén tan rotos.

Cosas no tan buenas.
Los personajes se pierden en muchas ocasiones y se altera su lógica. Tan pronto tienen reacciones infantiles como sacan al adulto que llevan dentro. A veces parece que tienen una edad indeterminada, pasan de la adolescencia a la madurez (y viceversa) después de un párrafo. 

Cada protagonista llega al inicio de la novela con un bagaje de dolor y pena, pero en lugar de levantar vuelo, la vida se les complica escena tras escena, con cada descubrimiento y aparición de nuevos personajes. 

Algunas de las líneas de la trama se me han antojado gratuitas en exceso, escritas solo para hundir más la historia y conseguir la emoción del lector. Sinceramente, cuando a un libro le puedes quitar partes y que continúe teniendo sentido, ¿por qué no hacerlo? ¿Para qué retorcerlo más? ¿Por qué tras una desgracia ha de llegar otra y otra? Esta idea la dejo ahí para que la desarrolléis vosotros. Si la habéis leído, sabréis de lo que hablo, si no, ya me contaréis. 

Ya en el primer párrafo tuve un problema con la traducción. Me encontré con una palabra que no significaba lo que en realidad pedía la frase, pero aunque eso lo perdoné (eso y unas cuantas cosas más) solo os pediré que busquéis el significado de "Talentosos" y que después vayáis a la novela. Si tenéis el ebook, es fácil encontrarlo con el buscador, si como yo, optasteis por el papel, id a la página 72. Ese es el tipo de cosas que me sacan de una lectura. Encontrar algo así y más en un momento tan... tan, tan.

No pretendo desanimar a nadie a leerlo, mi gran problema ha sido el de siempre: que cuando no le veo credibilidad a una historia, acabo leyéndola desde lejos y con el rotulador rojo entre los dedos. Me ha costado entrar en ese flechazo a primera vista en el que los personajes, con solo un par de conversaciones, ya se están jurando amor eterno. No he sabido verlo, no se me ha metido bajo la piel.