11/12/15

Comentarios y... comentarios.

Hoy la entrada es cortita, y un poco panfletaria. Sí, lo que leéis; estoy reivindicativa. Y es que me canso de ver en los blogs comentarios como: "No me llama, esta vez lo dejo pasar", o "No es mi estilo de lectura", o "Celebro que lo hayas disfrutado, lo apunto en la lista".

¿Qué pasa? ¿Nos hemos olvidado de que un comentario es para COMENTAR?


Sed sinceros y contadme si no es mucho más gratificante que la persona en cuestión os haga una observación sobre lo leído, una comparativa con otro libro del autor, o alguna pregunta sobre algo que se le haya quedado en el tintero. Un comentario copiado y pegado está vacío y carente de significado, y ojo, no digo que a veces no puedas añadir nada más, pero que se establezcan como fórmulas de cortesía es algo que odio. Creo sinceramente que al bloguero de verdad, al que lo es por vocación y de corazón, le dejan con una sensación de vacío y mal sabor de boca, porque, con toda seguridad, todas estas fórmulas más de una vez son dichas solo por quedar bien.
Los blogs se alimentan de los comentarios, pero de los de verdad. "Esos" son los que dan juego, los que ilusionan al bloguero, los que te hacen pensar que tu trabajo se lee y se comenta y los que dan pie al debate y a charlar sobre lo que nos apasiona: los libros.


Otro comentario "tipo" es el de: "¡Te sigo! Mi blog es...." ¿Quién no ha tenido comentarios de esos alguna vez? Y, al menos a mi me dan ganas de contestar: Si me sigues es porque quieres hacerlo, porque quizá te interesa lo que cuento y los contenidos en general son de tu agrado. No me sigas para acto seguido desaparecer y engrosar mi lista, para eso no te quiero. Aquí no somos simplemente un número.

En fin, fin de la pataleta. Al fin y al cabo es algo que  a mi no es que me pasa a menudo, este blog es chiquitín y estamos en familia, pero lo veo por ahí y me desconcierta. Desde ya: no a los comentarios hechos como un robot. 
Yo, desde luego, voy a proponérmelo para no caer en ello. 
Pensar, analizar y dar tu visión. Todos ganamos.