27/5/15

Elegir un libro




Es imposible leerlo todo e inevitablemente hay que elegir.


¿Cómo se plantea esa selección en tu caso? ¿De qué forma eliges los libros que lees? ¿El azar? ¿Los comentarios de un blog de cabecera? ¿Una sinopsis enigmática? ¿Una portada diferente? ¿La mezcla de todos estos factores? 


Iremos analizando algunos de ellos, dando nuestra humilde opinión, pero, por supuesto, esperamos tus comentarios a pie de página.

Nota: No están por orden, las he ido enumerando conforme me han venido a la cabeza.


(1) La sinopsis.
Creo que es el reclamo número uno para que "te llame" un libro. Al menos personalmente es lo que me hace descartar una lectura. Hay temas que a priori no me interesan, por afinidades, por gustos... Hay lecturas que no elijo a no ser que vengan recomendadas por alguien a quien conozco. Por eso la sinopsis me sirve para hacer una criba importante de aquello que quiero y que no quiero leer.
Y qué difícil tiene que ser hacer una buena, porque no puede destriparte el libro, ni darte poca información. Ni muy larga, ni muy corta y con el punto justo de misterio para que te haga desear saber más. 
Hace tiempo leí en un blog de un reconocido autor "Cómo escribir la sinopsis perfecta". (José de la Rosa - Blog doce razones) y me di cuenta de lo complicado que es darle el punto justo de intriga e información.


(2) Portada.
Lo queramos o no vivimos en un mundo donde la imagen es la primera toma de contacto. Antes era recorriendo las mesas de una librería (en los tiempos que corren también, aunque algo menos), y ahora, sobre todo, es deslizando el cursor por los catálogos de las páginas que venden libros en la red: La casa del libro, Fnac, Amazon... La portada es lo que hace que tu mirada se dirija allí en una fracción de segundo, y te haga elegir ese y no otro libro.
¿Qué se le puede, o debe, pedir a una portada? Pues que de, a golpe de vista, lo que vamos a encontrar en su interior. Casi nada.


(3) Título.
Llamativo, fácil de recordar, sugerente... ¡Qué importante es el título! El espíritu de un escrito está encerrado en él. Toda la información que necesitas en una sola frase y a veces... tira para atrás. ¿O no?


(4) Lectura de primeros capítulos.
Una apuesta segura que pocas veces usamos. Hablo por mí, claro. Quizá sea la falta de costumbre o que ya viendo la portada y leyendo la sinopsis he tenido información suficiente para que haya actuado el impulso de comprar y leer un libro, pero el caso es que es algo que no suelo hacer.
¿Qué nos dicen los primeros capítulos?
Sí la lectura puede ser lo prometido, si tiene ritmo, si está bien escrito... Si nos fijamos, mil cosas. El estilo de un libro y de un autor se verá reflejado allí.


(5) Campaña publicitaria insistente en redes sociales.
No me refiero a la publicidad de editoriales, que suele ser discreta, aquí hablo de la puesta en escena que hace el propio autor.
Todos tenemos perfil en Facebook, cuenta en Twitter, etc. Y todos hemos "sufrido" la insistencia de un autor en bombardear una y otra vez el: "Compra mi libro". El asunto llega hasta el punto de seguir a determinado autor y que "a vuelta de correo" te llegue un mensaje del tipo: "Léeme. Te gustará" (Ainss y ¿tú qué sabrás?). No sé a vosotros, pero a mí me causa el efecto contrario: Me repele. En mi caso es justo lo que tú, autor, no debes hacer. Cuando empiezo a ver el mismo mensaje (la mayor parte de las veces algo cutre porque claro, no son expertos en publicidad) repetido hasta la saciedad en docenas de grupos, desactivo notificaciones y ya. Hasta otra.


(6) Comentarios hechos por usuarios en distintas comunidades. El boca a boca en la red.
Hace un tiempo miraba y aplaudía los comentarios hechos por usuarios. De verdad. Era algo que influía en mi elección. Con el tiempo y después de algunos chascos, miro con lupa este recurso porque me parece poco serio.
El motivo: pues porque me he encontrado críticas "hipermegafabulosas" de libros que no eran tanto y comentarios dañinos que no tenían razón de ser.
Tiene su lógica. Al margen de que haya triquiñuelas para ensalzar a determinado autor poniendo comentarios fabulosos de alguien desconocido, al que catalogan de nuevo gurú literario, y que puedan ser poco de fiar o viceversa, comentarios cancerígenos hechos con envidia o resentimiento: Los hace gente que no conozco, que no tiene mis gustos y que no busca en un libro lo mismo que yo.
Es curioso encontrar en Amazon, por ejemplo, libros de autores noveles que se autopublican (digo esto sin menospreciar a los autopublicados, que nadie se rasgue las vestiduras que hay verdaderas joyas entre ellos) que apenas llevan diez días publicados y ya tienen docenas de comentarios, todos super fabulosos.
Empezar debe ser difícil y que alguien te lea aún más.¿Cómo se explica esto?
En otras comunidades, como Goodreads, parece más serio y lo veo más fiable. Pero aún así, ¿y si lo que yo busco en un libro no es lo mismo que lo que buscas tú? Conclusión: No soy mejor ni peor lector, solo diferente.


(7) Accesibilidad al autor.
¿La imagen que da un autor frente a su público hace que cierta gente se interese por lo que escriben? Sí. En el mundo de hoy es muy sencillo contactar con el autor, seguirle en su día a día y descubrir qué tipo de persona es, o al menos qué muestra de sí mismo. Y seguro, pero seguro, que si simpatizas con él (o le odias) influye en curiosear cual es su bibliografía.

(8) Blogs literarios
Han proliferado como setas, tanto que hasta casi es complicado escoger. La mayoría de ellos son de gente amateur con un criterio propio de selección y valoración propia, pero si buscas encontrarás blogs serios de gente que ama leer. Es, para mí, una buena forma de conocer nuevos autores y decidir qué leo y qué no. Es una variante de los comentarios en comunidades de lectura, pero donde sí puedes llegar a "conocer" a su autor y determinar si sus gustos literarios y los tuyos coinciden.
Solo hay que encontrar el que sea más afín.

¿Qué hace que tú, lector, elijas un libro?