10/10/17

¿Frivolidad en el género romántico? Para nada.

(Por favor, leed el título con todo el sarcasmo posible).
¿Por qué nos empeñamos en seguir presentado la novela romántica como algo frívolo e insustancial? Sí, sí, las portadas de descamisados con melena al viento son historia (gracias a Dios, se apuesta por otras cosas), pero ahora, en cierto sector, las han sustituido por tacones de vértigo, piernas en pose sugerente o señores mostrando musculatura y tatuajes. Qué sí, que algunas llegan a ser  bonitas y artísticas, pero si continuamos enviando esos mensajes, ¿cómo pensáis que nos verán desde fuera?

Tampoco mejora nuestra imagen esas portadas «casposas» de señoras con vestidos de época que muestran su languidez. ¿Por qué muchas de las cubiertas de libros de romántica histórica se empeñan en eso? ¿No hay nada en el interior del libro que pueda sugerir otra cosa? O esas otras que se empeñan en meter veinte elementos en un espacio muy pequeño: un «pecho lobo» (me refiero a una tableta de chocolate bien puesta), la mirada de una mujer, un paisaje de fondo y unas letras enrevesadas de título que tienes que leer unas tres veces para entenderlas.

No voy a poner ejemplos,
pero a "esto" es a lo que me refiero.
A mi no me parece que estemos mejorando, desde mi punto de vista el mensaje que emitimos es realmente parecido: banalidad, frivolidad, superficialidad, intranscendencia... Y se me cae la cara de vergüenza cuando en algunos casos se les aplaude la elección. Pero, ojo, no es que esté desencaminado, hay novelas que son así, que no pretenden nada más y eso me parece perfecto, pero estamos lanzando señales para que otros lectores nunca se decidan a elegirnos. Para que los que leen «literatura seria» nos sigan considerando un género de segunda y que hablen de novelitas rosas escritas por y para mujeres descerebradas e incultas. Y eso,  aunque a veces sea cierto, a mi me duele en el alma.
De este modo nunca nos quitaremos el sambenito, siempre se hablará de la romántica con cierto desprecio. Y aunque duela creo que todos sabemos de qué estoy hablando. Los lectores con prejuicios nunca elegirán determinadas lecturas si se fijan únicamente en la portada. 
¿Es lo que queremos?

Otro tema son los títulos [acabo de poner los ojos en blanco, aunque no me hayáis visto]. ¡Madre mía! Aparte de los ya repetidos hasta la saciedad o que apenas dan un mensaje del interior, algunos buscan tanta intensidad que al menos a mi me causan rechazo. De nuevo son luces de neón que dicen a lectores no convencidos: «No, no... no me escojáis, no merezco la pena». Y se equivocan, muchas veces se equivocan.

Así que desde este pequeño rincón hago un llamamiento. Editores, diseñadores gráficos, autores, lectores... ¿Cambiamos el «chip»? Algunos ya lo han hecho y sus portadas llaman la atención por lo distintas, podríamos todos caminar todos a una y seguir su ejemplo y así empezar a lavarle la cara a un género que no merece que se tache de segunda.
Es importante que olvidemos algunos clichés, no nos hacen ningún favor.







4 comentarios:

  1. Hola!!
    jajajaj, Al menos ya casi no se ven esas portadas con hombres medio desnudos y mujeres en enaguas arrodilladas a sus pies. Eso ya es un paso
    De todas formas, recuerdo que Titania fue criticada por la novela de las de las portadas que publicó en algunas novelas de Julia Quinn y Liz Carlely (a mí me gustaron mucho)
    Y por lo demás, solo decirte que tu razón es aplastante. Con estos títulos y estas portadas, si a mí no me gustara el género, en una librería, tampoco me decidiría por estas novelas
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepa!
      Pues sí, con esta forma de actuar no se ganarán nuevos lectores. Hay mucho prejuicio y si te encuentras con estas cosas de frente, aunque el interior es posible que pudiera gustarte, ya no llegas ni a la sinopsis.
      Gracias por pasarte, un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola eMe!
    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Algunas veces paso vergüenza cuando voy a comprar los libros de romántica. Es cierto, que ahora no tanto como hace años, esas eran espantosas, hubo momentos que hubiera comprado algún clásico para camuflarlo con el de romántica. Tengo amigas que no son lectoras habituales de romántica. Cuando voy con ellas a comprar libros paso momentos de bochorno, ellas no pueden evitar reírse de las portadas y los títulos, como para no hacerlo.
    Esas portadas de las que hablas tienen su origen en Estados Unidos se llevaban mucho. Incluso los modelos llegaron a tener mucha fama entre las lectoras del género, busca a Fabio todo un icono que incluso se atrevió a escribir una novela, "Pirata".
    Una de las cosas que tenemos que agradecer a la moda de "50 Sombras" fueron que las portadas empezaron a ser más elegantes y minimalistas, lo malo es que a partir de entonces todas eran iguales. A mi personalmente, me gustan las elegantes, sencillas. Si es histórica con el típico vestido de época pero no hace falta que este el vestido medio desabotanado, ni enseñando pierna, que te da la sensación que la protagonista se pasa toda la novela perdiendo el vestido. O el protagonista con la camisa desabotonada.
    Ahora se puesta de moda títulos que juegan con las palabras, o que versionan frases hechas, a mi tampoco me gusta nada, no me atraen a leer los libros.
    Para que la romántica deje de ser un género considerado de "literatura basura" hay que cambiar muchas cosas, y bien podríamos empezar por las portadas y los títulos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Dios te oiga!
      ¿Cuántas veces habré comprado por Internet por ahorrarme la vergüenza del momento-cajero en una librería? ¿Por qué hay tan pocas "portadas normales"? A veces un paisaje puede tener más relación con el interior que una señora a la que se le cae el vestido...
      En fin, hay que cambiar TANTAS cosas...
      Gracias por pasarte!
      Mua!

      Eliminar